Vacuna contra la covid: la OMS recomendó una tercera dosis para grupos de riesgo

El organismo había pedido postergar la dosis de refuerzo hasta avanzar con la inoculación en las regiones que menos vacunas recibieron. Ahora propuso que se aplique a las personas con un "sistema inmunológico grave o moderadamente comprometido". Para las vacunas de Sinovac y Sinopharm, recomendó una tercera dosis para mayores de 60.

El grupo asesor de expertos en vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que pacientes de determinados grupos en riesgo reciban una tercera dosis adicional de vacuna anticovid, pese a que el organismo había pedido en agosto una moratoria a esas inoculaciones de refuerzo.

El mexicano Alejandro Cravioto, presidente del Grupo Asesor Estratégico de Expertos de la OMS (SAGE), hizo este anuncio tras la reunión mantenida la semana pasada por este órgano, en la que se analizaron las estrategias de vacunación contra la covid-19 y otras enfermedades, como la malaria o la polio.

Quiénes deberían recibir la tercera dosis de la vacuna
Sobre la tercera dosis (o segunda en el caso de la vacuna monodosis de Johnson & Johnson), en principio debe administrarse a personas con un "sistema inmunológico grave o moderadamente comprometido", subrayó Cravioto en rueda de prensa.

El experto mexicano aclaró que esta recomendación se aplica a todas las vacunas que la OMS ha aprobado para su uso de emergencia contra la covid-19: Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca, Johnson & Johnson, Sinopharm y Sinovac. En los próximos días seguramente se unirá la del laboratorio indio Bharat, según adelantó Cravioto.

La luz verde a una tercera dosis, limitada a ciertos colectivos, se produce después de que en agosto la OMS pidiera no administrar dosis de refuerzo hasta finales de septiembre dada la persistente desigualdad en la distribución de vacunas anticovid, un plazo que extendió, semanas después, hasta enero de 2022.

El caso de las vacunas de Sinovac y Sinopharm
Cravioto hizo una mención especial sobre las vacunas chinas desarrolladas por los laboratorios Sinovac y Sinopharm, ambas basadas en virus inactivos. "Todas las evidencias indican que se necesita una tercera dosis de estas mismas vacunas o de sus homólogas", indicó en conferencia de prensa.

El experto subrayó que estas terceras dosis deberían primero administrarse a personas mayores de 60 años, grupo de edad que ha mostrado mayores problemas de respuesta al coronavirus tras vacunarse con Sinovac o Sinopharm.

La dosis de refuerzo puede ser de otra vacuna de otro tipo a la del esquema recibido en un primer momento, precisó el Grupo Estratégico Consultivo de Expertos (SAGE) de la OMS.

La recomendación de la OMS puede afectar a los programas de vacunación no sólo de China, donde la mayoría de las 2.200 millones de dosis administradas son de estos dos laboratorios, sino también a países de Latinoamérica, Asia, África o el este de Europa donde se han importado y utilizado estas vacunas chinas.

Los países que ya aplican terceras dosis
A pesar de que en un inicio la OMS había recomendado priorizar la vacunación a nivel mundial antes de aplicar dosis de refuerzo, los países que primero inocularon a su población decidieron colocar terceras dosis.

A principios de agosto, Israel comenzó a vacunar a personas mayores de 60 años con una dosis de refuerzo de la vacuna producida por Pfizer/BioNTech para luego reducir gradualmente el límite de edad hasta llegar a los 12 años.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, según sus siglas en inglés) de Estados Unidos autorizó el uso de terceras dosis de la vacuna de Pfizer para los mayores de 65 años, las personas con alto riesgo de padecer la enfermedad y las que se encuentran en entornos de alta exposición al virus.

Inicialmente, la inoculación con una tercera dosis se centra en los trabajadores de la salud, los residentes de hogares de ancianos y las personas mayores, que se encuentran entre los primeros grupos que han sido vacunados a fines de 2020 y principios de 2021.

En América Latina, Uruguay comenzó a aplicar en agosto una tercera dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer a quienes fueron inoculados con dos dosis de Coronavac, que tiene una efectividad inferior a los otros fármacos contra el coronavirus.

La misma política siguieron los gobiernos de República Dominicana y Chile, donde el presidente Sebastián Piñera anunció que se utilizarían los fármacos producidos por Pfizer o AstraZeneca como refuerzo.

El objetivo de la vacunación para 2022
Los expertos de la OMS recomendaron que la comunidad internacional se fije el objetivo de vacunar al 70 por ciento de la población mundial contra la COVID-19 a mediados de 2022.

"Es un porcentaje mucho mayor del que pensábamos antes, pero dado el desarrollo de la pandemia y la disponibilidad de nuevas vacunas para grupos de edad más jóvenes, es un objetivo posible", subrayó el presidente de SAGE.

Otras noticias



Gente amiga