¡SEVILLA CAMPEÓN DE LA EUROPA LEAGUE!

Es su torneo internacional y volvió a dejar en claro que cada vez que llega a la definición, se queda con toda la gloria.

En su sexta final de Europa League, Sevilla se quedó con el trofeo regional por sexta vez en su historia. En un encuentro no apta para cardíacos, los españoles le dieron vuelta el resultado a Inter, se impuso por 3-2 y levantó la copa en Colonia, Alemania.

Si no sufre, no vale. En un partido atrapante de principio a fin, los de Julen Lopetegui jugaron de menor a mayor. Y a diferencia de lo que fue anteriores presentaciones, no necesitó de un nivel superlativo de Lucas Ocampos para quedarse con la gloria, ya que el polifuncional argentino estuvo por debajo de su jerarquía.

En la primera jugada del partido, Romelu Lukaku demostró toda su potencia en velocidad y, cuando estaba a punto de rematar, Diego Carlos lo bajó para cometerle un claro penal. El propio delantero belga tomó la pelota y fue el encargado de abrir el marcador.

El momento exacto en el que le cometen penal al belga.
Cuando los de Antonio Conte estaban con la tempranera ventaja, Sevilla reaccionó muy rápido al punto tal de que en un abrir y cerrar de ojos, Luuk de Jong se tiró de palomita a una pelota en el área chica, anticipó a todos los defensores e infló la red con el grito sagrado para el 1-1 temporal.

Palomita y a cobrar para De Jong.
Pasaban los minutos, el mediocampo era una autopista para ambos lados ya que el juego no se detenía en dicha zona, la pegada de Éver Banega volvió a decir presente en un momento clave de un partido. En esta oportunidad ejecutó un brillante tiro libre pasado para que aparezca en soledad el propio De Jong, quien ganando en las alturas "a lo Palermo" metió un cabezazo bombeado inatajable para dar vuelta, parcialmente, el resultado a su favor.

Impresionante cabezazo para el 2-1 parcial.

Antes de que termine el primer tiempo, las emociones volvieron a decir presente. En esta oportunidad, Diego Godín, como lo hizo en varias oportunidades a lo largo de su extensa y buena carrrera, se impuso en "el primer piso", impactó de cabeza e igualó el marcador para ir a los vestuarios con un muy entretenido 2-2 parcial.

El Faraón lo gritó con todo el empate para el 2-2.
En el comeplemento, Sevilla tenía la pelota, abría la cancha para ambos costados y era profundo, pero no podía romper el resultado. Hasta que Diego Costa aprovechó un mal despeje, dibujó una hermosa chilena que Lukaku, en su afán por despejar, la mandó en contra de su propio arco y desató la locura de todos los sevillanos.

Sevilla 3 - 2 Internazionale

Otras noticias



Gente amiga