Se recupera para llegar a jugar otra Copa

River derrotó a Atlético Tucumán y los dos están igualados en el cuarto puesto de la tabla.

A los 19 minutos, el juvenil Ferreira, con un remate seco, coronó una buena jugada de Matías Suárez que se había ensuciado luego de un centro. El visitante fue el más ambicioso en el comienzo: se hizo cargo del comando del juego, con la presión que pregona Gallardo y la búsqueda de sociedades ofensivas, haciendo ancho el campo con los laterales, aunque con algunas imprecisiones producto de un campo de juego mojado.

El equipo de Zielinski buscó asfixiarle la salida a la visita, a sabiendas de que su estilo apunta a la conducción desde el fondo. Atlético consiguió forzar a River, que debió apelar a los envíos largos para iniciar las jugadas, pero una vez que los de Gallardo tomaron la pelota, al local le costó recuperarla.

Los de Núñez, además, se repusieron de una injusticia sucedida en el inicio del encuentro: a los tres minutos, Scocco quedó cara a cara con Lucchetti y Abero lo tironeó de la camiseta durante varios segundos. El árbitro Diego Abal omitió la infracción, a pesar de hallarse a pocos metros de la jugada.

Con la ubicuidad de Enzo Pérez, el talento de Ferreira, la inteligencia táctica de Pratto y la movilidad de Scocco, River redondeó un muy interesante primer tiempo, en el que pudo ampliar el marcador. Fernández,de tijera, y Pratto, en dos oportunidades, tuvieron su chance, pero les faltó precisión al definir. Atlético, en tanto, sólo inquietó con un puntazo de Aliendro que pasó cerca del arco de Armani, y otro remate de Mauro Matos en el descuento de esa primera parte.

En la segunda parte, Atlético salió con una postura diferente. Con otro impulso, dispuesto a discutirle el dominio a River, que optó por retroceder para ver si podía volver a golpear en el palo y palo, pero al mismo tiempo empezó a sentir incomodidad con las pelotas cruzadas del local.

Gallardo buscó recuperar el patrimonio del balón. Por eso sacó a Scocco e hizo ingresar a Juan Fernando Quintero, para que combinara primero con Ferreira y, luego, cuando la promesa fue reemplazada, por Ignacio Fernández. Pero excepto en algunos lapsos, el Millonario no consiguió repetir el rendimiento de la primera etapa. Pero el retroceso, y algunas malas decisiones en ataque, terminaron complicándole el cierre a River.

Con este resultado quedaron los dos equipos igualados en el cuarto lugar de la tabla, que otorga un boleto a la Libertadores 2020. Los tucumanos tenían la ventaja, pero anoche dejaron pasar la oportunidad de conservar ese privilegio en soledad.

Otras noticias



Gente amiga