Se perdieron entre las dunas

La segunda etapa del Dakar tuvo la curiosidad de que los coches comenzaron el recorrido, cuando lo habitual es que lo hagan más tarde. El argentino Orlando Terranova tuvo que abandonar por sufrir dolores lumbares muy fuertes.

El piloto argentino de coches Orlando Terranova (Mini) abandonó ayer el rally Dakar en la segunda etapa, al sufrir dolores lumbares producto de un golpe mientras conducía su automóvil. Terranova tiró la toalla en el kilómetro 178 de la etapa, y tuvo que ser evacuado en helicóptero a un hospital cercano para recibir asistencia médica. El argentino finalizó en la duodécima posición la primera etapa, y en el segundo día buscaba escalar posiciones a partir de las huellas dejadas por los pilotos que salieron delante de él.

Terranova se quedó así sin poder cruzar la meta de su decimotercer Dakar, una competición en la que su mejor resultado fue el quinto puesto obtenido tanto en 2013 como en 2014. La segunda etapa se disputó entre las ciudades peruanas de Pisco y San Juan de Marcona, con un recorrido de 553 kilómetros, de los que 342 eran cronometrados.

El francés Sébastien Loeb ganó esta etapa, con ocho segundos de ventaja sobre el español Joan ‘Nani’ Roma, que quedó en segunda posición en una jornada en la que pudo recuperar el tiempo que perdió el primer día. Loeb sumó así su undécima victoria de etapa en el Dakar.

La clasificación general pasa a estar liderada por el sudafricano Giniel De Villiers (Toyota), que finalizó ayer en la cuarta posición, a un minuto y 31 segundos de Loeb, mientras que Roma escala a la tercera posición y se queda a 42 segundos de la cabeza. El español Carlos Sainz (Mini), vigente campeón del rally, finalizó a cuatro minutos y 40 segundos de Loeb, y en la general se queda a dos minutos y 28 segundos de De Villiers.

Sainz fue el segundo coche en comenzar una etapa en la que los automóviles debían abrir pista, por delante de las motos, con el consecuente riesgo de desorientarse y perder tiempo. El madrileño solo tenía por delante al catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota), que había ganado la etapa prólogo del rally y que terminó ayer un minuto por detrás de Sainz, y cayó a la octava posición de la general. Tampoco le fue bien al experimentado piloto Stéphane Peterhansel (Mini), que se quedó encallado en una duna y perdió unos 20 minutos hasta conseguir sacar el coche de ese punto.

En motos, el argentino Kevin Benavides (Honda) no pudo recuperar posiciones y terminó octavo, a casi diez minutos de la punta, lo que le deja octavo en la general. “Era peligroso porque los autos salieron primero, había que tener cuidado”, dijo Benavides luego de la etapa.

El español Joan Barreda (Honda) se mantuvo como líder al término de la segunda serie, que tuvo como vencedor al austríaco Matthias Walkner (KTM), vigente campeón de la carrera. Barreda terminó la etapa con el tercer mejor tiempo, al quedar un minuto y 41 segundos por detrás de Walkner, vencedor del día al arrebatar el triunfo en el último tramo al estadounidense Ricky Brabec, que había hecho los mejores tiempos hasta la parte final del recorrido.

El piloto de Castellón conserva una ventaja de un minuto y 31 segundos sobre Walkner en la general, y deberá y abrir la ruta en la tercera etapa, a priori uno de las más duras de esta edición del Dakar, que se celebra íntegramente en Perú. En esta segunda etapa, Barreda también fue la primera moto en partir, pero esta vez tenía la ayuda del rastro dejado en la arena por los coches, que salieron antes que las motos cuando lo habitual es que sea al revés.

En tanto, el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), que fue primero en la etapa inicial, cedió tiempo esta vez al terminar en la quinta posición, a tres minutos y 24 segundos de Walkner, lo que le hace caer en la clasificación general hasta el cuarto lugar.

Otras noticias



Gente amiga