Se levantó a fuerza de goles para lo que viene

El conjunto de Barros Schelotto se presentó como local luego de la derrota en el Superclásico, y con los tantos de Magallán, Zárate de penal y el ingresado Tevez se pudo recuperar de una semana anterior para el olvido.

Luego de una semana para el olvido, un Boca muletto volvió al triunfo y se impuso con justicia 3-1 ante Colón en la Bombonera. Lisandro Magallán y Mauro Zárate, de penal, en el primer tiempo, y Carlos Tevez, en el complemento, marcaron los goles en el local. El ingresado Gonzalo Bueno descontó para la visita. Con este resultado, el ganador suma 13 unidades y quedó a seis del líder Racing; en tanto Colón se quedó con seis puntos.

Este alicaído Boca no solo se trajo desde Córdoba, el ultimo jueves, la eliminación de la Copa Argentina a manos de Gimnasia, sino también los densos nubarrones que rodean la actualidad del equipo y, ayer, a la Bombonera. Claro que lo que más le dolió no fue quedarse afuera del torneo federal sino caer derrotado ante River de local por la Superliga. Por eso, con las vueltas de Fernando Gago y Gino Peruzzi, el encuentro ante Colón debía servir de envión para llegar con el ánimo en alza a la brava parada que lo esperará el próximo jueves ante Cruzeiro, en Belo Horizonte, por la vuelta de cuartos de final de la Copa Libertadores (2-0 en la ida).

Al compás de “dale Bo, que no ha pasado nada” el juego se inició con el dominio de Colón, que le metía presión a su anfitrión desde la izquierda, con los peligrosos centros de un ex de la casa, Clemente Rodríguez. De hecho, en diez minutos el visitane llevó dos veces peligro al arco de Rossi. Sin embargo, la apertura del marcador sería potestad del dueño de casa. Al cuarto de hora, un corner que ejecutó Villa, peinó el uruguayo Nández y Magallán, a la carrera, mandó a la red para el 1-0.

Ese fue un tanto necesario para que Boca comience a ganar confianza. Sobre todo de la mano del colombiano Villa, intratable por las puntas. Efectivamente, minutos después, el jugador colombiano quedó pie a mano con Burián, que pudo evitar el gol, pero lo que no pudo fue evitar hacerle penal en la siguiente jugada, luego de que Fritzler diera un pase mal hacia atrás. A los 30, Zárate ejecutó con sutileza para el 2-0. Colón, a todo esto, tuvo una tibia aproximación con un disparo de Bastía desde fuera del área. Aunque la más clara fue hacia el final de la primera parte con un cabezazo de González que, molestado por Olaza, se fue por arriba.

En el complemento, salvo una gran atajada de Rossi ante un disparo de González y un cabezazo desviado del ingresado Leguizamón, Colón no lastimó. A diez minutos del final, el intratable Villa habilitó a Tevez para el tercero, mientras que el descuento por parte del también ingresado Bueno, decorarían la victoria, que nunca corrió riesgo en los segundos 45. Todo eso porque ambos equipos tenían la cabeza ya puesta en sus respectivos duelos coperos del próximo jueves: Colón, que debe remontar un 0-1 con Junior de Barranquilla por la Sudamericana, y Boca que buscará sostener el 2-0 conseguido en la Bombonera en Brasil y, así, su semestre.

Otras noticias



Gente amiga